domingo, 22 de enero de 2017

" LA POBREZA EVANGÈLICA "






Pobre no es aquel que no tiene,
sino el que nada necesita,
es el que puede sentirse libre,
sin deberle nada a la vida.

Pobre es el que entrega todo,
sin esperar nada a cambio,
porque vè en cada persona
la solidaridad de un hermano.

Consigue observar a los ojos
sin tener que bajar la mirada,
porque admite todo en el otro,
aùn sus cargas màs pesadas.

La pobreza es una potencia
de energìa ilimitada
que corre a favor de la vida
ayudando a quien le falta.

El pobre es dueño del mundo
sin tener una morada
porque se sabe peregrino
sin apropiarse de nada.

Ninguno es tan rico
que no necesite amor,
por eso la pobreza
siempre serà un Don.

Somos una fuente de talentos
que espera ser fructificada
y cuanto màs seamos pobres
màs se aproximaràn las pisadas.

El que vive en la pobreza
està desprovisto de armas
y todo aquel que se acerca
se enriquece con su gracia.

La pobreza no es esquiva
a todos se nos regala,
pero sòlo en la empatìa
somos capaces de mirarla.

La pobreza logra la uniòn
de todos en la necesidad,
y el hombre compasivo
responde con caridad.

La pobreza nos hace
a todos necesarios,
con la humildad y el amor
caminan de la mano.

La pobreza no es miseria,
la pobreza es dignidad
es vivir con el corazòn abiert
entregando felicidad.
 
AMEN.!


Autor:
P. Hernàn Pèrez Etchepare, SSP





https://2.bp.blogspot.com/-o_RBhd2nowA/TkRZr2RlmsI/AAAAAAAACGI/B8zZjBEKHOYD3f0QFOIN2K1WA5sXeMVqg/s1600/JESUSENTICONFIO.gif




No hay comentarios:

Publicar un comentario